Últimamente hemos tenido mucha suerte con los trabajos que nos han encargado, nos han permitido contribuir a que se recuerden historias bonitas, sentidas, emocionantes. En éste que ahora os mostramos nos ha embarcado TresLuz, que tienen la capacidad de emocionarnos con los proyectos en los que nos involucran.

La estructura la podéis ver en las imágenes. Hemos construido una caja Solander o de doble bandeja con compartimentos pero, el conjunto, es algo más que eso.

 

Los materiales empleados, colores, tamaño, forma, no son fruto del azar, se han elegido a propósito. La caja nos la han pedido para contener un reportaje de fotografía en papel y también corazones, junto con alguna otra cosa más. Esas fotos cuentan un comienzo, una historia de noticias, cambios, alegría, sentimiento… y esos corazones no son simples figuras recortadas, cada una de ellas tiene su porqué. El conjunto confiere sentido al trabajo y, Cajuento, es el nombre con el que lo ha bautizado.

 

Todas las fotos que aquí mostramos y permiten ver el resultado final, nos las han cedido y son propiedad de TresLuz.