Ni la distancia ni las adversidades son impedimento para sacar adelante un proyecto que mereció la pena desde el primer momento. Cuando Vanesa se puso en contacto con nosotras desde la Abadía Retuerta LeDomaine -un exclusivo hotel situado a orillas del Duero cuyas instalaciones se erigen sobre un edificio del siglo XII- para interesarse por nuestras cajas portafactura, no tuvimos ninguna duda. Su ubicación en Sardón de Duero no fue un obstáculo, es más, el emplazamiento de nuestros clientes nunca lo ha sido, puesto que realizamos trabajos que hacemos llegar a cualquier lugar. Tras las primeras indicaciones, y a pesar de que diversas vicisitudes dilataron el encargo, en el momento que tuvimos el prototipo realizado se lo enviamos para conocer su opinión. El resultado fue más que satisfactorio, logrando un diseño elegante en unas cajas personalizadas (modelo, tamaño, estética) y realizadas, como todos nuestros trabajos, de forma artesanal: una a una y a mano.

Imagen de las cajas para Abadía Retuerta L’Domaine